EL HIJO DEL CARPINTERO

Ángel García

Sólo los jugadores, o los que han intentado alcanzar esa condición, saben el sacrificio y abnegación de muchos padres por sus hijos durante esos años de formación. Entrenamientos, kilómetros, horarios infernales, deberes y… mucha paciencia. Bueno, no sólo los jugadores, cualquier hijo valora el esfuerzo de unos padres por conseguir que su hijo mejore una realidad, en algunos casos, muy dura. Aquí tenemos un buen ejemplo, Carlos Selfa (Sueca, 25 de abril de 1992), jugador del Yeclano Deportivo y antes en las canteras del Levante o el Almería y paso por el Villanovense o Ebro entre otros. “El hijo del fuster, que es como se dice carpintero en valenciano. Así me llamaban en mi pueblo” comenta el mediocentro del cuadro del Altiplano murciano con el orgullo de sus orígenes.

“He tenido la suerte de llegar, de estar casi diez años hasta ahora en 2B, de haber debutado en Primera… y todo ha sido gracias a ellos. Si me dedico a esto es por su esfuerzo, por sus renuncias para estar conmigo. Mi padre perdía trabajo, dinero…” añade el valenciano que tuvo claro, desde el inicio, que era mejor tratar de vivir del fútbol por la comodidad que supone “haber visto a mi padre levantarse a las 7 de la mañana y llegar a casa a las 10 de la noche. Eres niño y no valoras lo que hace en ese momento, pero a medida que vas creciendo te das cuenta de muchas historias que van sucediendo¨.

Sus recuerdos son amargos en algunas ocasiones. “Mi padre ha trabajado mucho, pero con la crisis, casi se viene abajo todo. De tener más de una docena de trabajadores, a ver que los encargos no se los pagaban, que le daban pagarés, que la construcción se hundía y que mi padre, que tenía muchos compromisos de trabajo con constructores, tenía que hacer despidos y ver que la cosa iba cada vez peor” comenta mientras cuenta su experiencia en el taller con las maderas. “He ayudado bastante a mi padre, con 15, 16 años… No te imaginas lo que es estar en verano, con todo el calor, cargando puertas, subiéndolas a edificios en construcción, sin ascensor… muy duro” pero todo sirvió como lección: “Me di cuenta que tenía que apostar por vivir del fútbol, y creo que lo he hecho¨.

Y por eso el festejo, la celebración, cuando tocó el cielo en Granada, hace poco más de seis años, en su debut en Primera defendiendo a la UD Almería, con aquel dorsal 35. Francisco le dio la alternativa y el valenciano cumplió durante más de media hora tras sustituir a Fernando Soriano, ahora DD del Ibiza. “Habían expulsado a Azeez y Francisco me metió en el campo para tratar de aguantar el empate hasta el final. Y lo logramos. Era un lunes y mis padres habían viajado de Valencia a Granada para estar conmigo. ¡Y me vieron debutar!” rememora Selfa que cuenta la anécdota final: “Ellos estaban justo detrás de nuestro banquillo. Cuando acaba el partido, antes de entrar en el vestuario, los vi y me acerqué. Y me abracé a mi padre y allí estábamos los dos llorando”.

Lo que no pudo fue continuar en el primer plantel: “A las dos semanas cesaron a Francisco y llega JIM. No cuenta conmigo porque se aferra a los veteranos, y lo entiendo ahora porque entonces me costó un poco ver que no confiaba en la cantera” dice con cierta amargura, aunque extrae conclusiones de aquello: “Conseguí llegar, pero no mantenerme. Siempre he dicho que lo complicado es mantenerse. Y duele mucho, pero al final pienso en la carrera que he hecho, que he podido vivir y vivo del fútbol y eso es una pasada. Ten en cuenta que veo a amigos que tienen trabajos que no les gustan y tienen que hacerlo porque no tienen más. Yo hago algo que adoro y tengo que ser agradecido”.

El privilegio de ser, sentirse y reconocerse como futbolista, aunque sea lejos de la élite, es algo que valora en su justa medida: “Los futbolistas vivimos casi en una burbuja laboral, entrenamos dos horas cada día y, pese a estar en 2B, ganamos más que en muchos otros oficios. Tenemos tiempo para hacer más cosas y hay que aprovechar” dice mientras explica por donde van los tiros de su futuro laboral: “Empecé Económicas, pero terminé dejándolo. Y, aunque me quedan un par de años para terminar el Grado de Magisterio, encaucé mi camino por la nutrición y la preparación física. Siempre me he cuidado mucho y es un campo que me encanta. Muchos compañeros y amigos me preguntan, y he empezado a preparar planes de alimentación, de preparación física… tengo claro que iré por ese camino cuando me retiré y por eso he lanzado ACXFIT, una empresa para desarrollarnos en ese campo”.

“Soy un pluriempleado” admite el de Sueca “pero sin olvidar nunca mis orígenes, de donde vengo”. Y esas raíces le llevan a no olvidar la carpintería de su padre, por donde a veces sigue cayendo cuando el progenitor necesita ayuda: “El otro día, con las inundaciones, me tocó ayudar. Quedó todo hecho un desastre, lleno de agua, perdió muchísimo material de trabajo, pero para eso estamos. Sé que no podría pagarle con trabajo todo lo que hizo por mí cuando empezaba en esto”.

 

Ángel García

( www.cazurreando.com)

(Imagenes Cedidas por Carlos Selfa)

Next Post

YA HAY FINALISTAS EN LA COPA RFEF

Un gol de Carlos Algarra metió a Las Rozas en la final de la Copa RFEF casi cuando el partido de semifinales ante el Leioa ya comenzaba a verse en la prórroga. Los madrileños jugarán la final como locales el próximo día 2 de diciembre ante una Llagostera que consiguió en la tarde del miércoles su pase a la final derrotando al UCAM de Murcia en un choque en el […]