«ESTOY EN EL YECLANO POR EL SEÑOR»

Ángel García

Es raro encontrarse en el fútbol a algún protagonista que sostenga con la fe su quehacer diario. Hacía años que no se relacionaba a los futbolistas con una marcada actitud hacia la religión. Echando los calendarios atrás, año a año, algunos recuerdan a Baltazar, Edmilson, Donato, Valerón… jugadores que alimentaban su día a día conjugando sus creencias y el balón. Bryan Bonaba (Madrid, 3-5-1998), jugador del Yeclano, es uno de ellos. “Todo lo que me ocurre es por Dios, de no ser así no podría continuar”, nos dice.

 

Es raro encontrar a un jugador tan marcado por la fe.

Mucha gente no entiende que sea tan joven y siga los pasos de Dios. Pero no saben que, para mí, Jesús y el fútbol son intrínsecos, no los puedo separar. El fútbol no avanza de no estar el Señor en mi vida. Todo lo que me ocurre es por Él, yo no podría ir hacia adelante sin saber que está ahí.

Pero no fue hasta hace unos meses cuando se dio cuenta de ello.

Antes era un chico normal, ordinario, como los demás. Iba a discotecas como todos, conocía chicas… pero no eran hábitos buenos, notaba un vacío en mi corazón. Llegaba a casa y lloraba.

¿Se encontraba mal o no terminaba de encontrarse?

No encajaba, lo sentía, no era mi lugar. Le descubrí y, desde entonces, Él habita en mi corazón y yo debo testificar su presencia.

¿Cuándo fue su descubrimiento?

Hace más de un año, en abril de 2019. Fue algo sobrenatural entre Él y yo. Necesitaba algo así dentro de mí, necesitaba un encuentro que me diera confianza y que me diera sentido a la vida. Alcancé la tranquilidad y ahora cumplo su propósito.

Está sostenida su vida por la religión desde entonces.

Yo no soy religioso porque pienso que la religión es algo más. Lo que a mí me sucede es que yo tengo una relación con Dios.

Y esa relación, ¿cómo es?

Tener una relación con Dios es conocerle. Tú le hablas y Él te responde con situaciones y evidencias. Es algo que te va ocurriendo. Dios usa personas para hablarte, comentarte. Mi madre, por ejemplo. Ella siempre ha querido que yo tenga esta relación.

Pero no es religioso de la manera común de quienes así se consideran.

Me refiero a que es Dios el que nos habla, no sólo usa la Biblia. La Biblia es el libro que ha utilizado Dios para trasmitirse a la humanidad, es el medio a través del que habla a algunos. Si la sigues, te das cuenta que todo tiene su evidencia y que si sigues su palabra todo te va a ir bien. Yo tengo un propósito con Él y debo cumplirlo.

¿Habla de esto con tus compañeros en el vestuario?

Sí, y lo hago sin problemas. Tengo unos compañeros que son muy buena gente.

Le pregunto con respeto. ¿Le miran como un marciano?

(Riendo) Algunos piensan que estoy loco, pero las cosas de Dios no son como las cosas de los hombres. Algunos me escuchan y les interesa lo que cuento, pero otros lo rechazan, y lo respeto. Piensan que es algo que circunstancialmente me está sucediendo.

¿Y no lo es?

No, Dios ha venido para quedarse en mí. Yo estoy para cumplir su propósito.

¿En el Yeclano Deportivo?

Si yo estoy en este equipo, donde me siento y me hacen sentir muy bien, es por el Señor. Él ha querido que yo venga a este club, que esté en este equipo.

Pero antes, sin esa presencia de Dios en su vida, hizo carrera en la provincia de Alicante.

Sí, jugué en las bases el Hércules hasta cadetes, desde infantiles hasta llegar y jugar en el cadete A. Hice un buen año, llegué a la selección autonómica y me fui al Elche.

Incluso es internacional defendiendo a Guinea Ecuatorial, de donde llegaron sus padres.

Estuve en la sub16 con el COTIF, que es una competición internacional, y una vez allí en Guinea, donde estuve concentrado para jugar un amistoso internacional.

En el Elche no terminó de encontrar continuidad en el filial.

En las campañas de División de Honor y Liga Nacional estuve combinando siempre. Luego con la Unión Deportiva Ilicitana y el Elche B.

Y acaba en el Yeclano, un equipo que busca jugadores de perfil bajo por sus condiciones económicas.

Es mi primer año en 2B y me está sorprendiendo. El entrenador está confiando y yo trato de no defraudarle.

¿Ha notado mucha diferencia?

Sí, sobre todo a nivel táctico. En lo físico también hay jugadores muy fuertes en 3ª, pero en los detalles, en ver la tranquilidad de los equipos se nota un cambio. Todo es mucho más profesional y ves que todos los jugadores tienen algo.

Y jugando mucho hasta el momento.

La verdad es que esperaba que todo fuera más progresivo, que estuviera en el banco o fuera de la convocatoria en algunas ocasiones… yendo paso a paso, pero el míster confía en mí y yo tengo que corresponderle en el campo.

¿Cómo es Sandroni?

Es un técnico valiente, que no le tiembla el pulso, que no teme meter a un joven. Si confía, va a muerte contigo. No tiene miedo, cuando creo que otros lo tendrían.

Pero el listón está alto en el club y en la ciudad tras el curso anterior.

El nivel de exigencia es realista. Por un lado, es alto, por lo que se logró, y por otro es realista pensando en nuestro presupuesto y en nuestras condiciones. Pero todos estamos tratando de responder a la confianza del club y, desde la humildad, vamos a dar el 200%.

Una pena no jugar con la afición, con ese público que llevó en volandas al equipo al año pasado.

Tenemos que pensar en ellos y en la ciudad, dar todo lo que podemos y corresponderles. Tenemos que transmitir ese sentimiento porque, aunque es una afición que gana partidos, no podemos defraudarles. Me cuentan los compañeros que lo que hicieron la temporada pasada fue una pasada.

Y combina yendo a la universidad.

Sí, he empezado este año Derecho, un poco tarde, pero es que antes no estaba centrado. Estudié un Grado Medio de Comercio y Marketing pero tampoco con mucha decisión. Ir los domingos a la iglesia, conocer al Señor, me hizo centrarme. Tenía hambre de conocimiento, necesitaba saber más de muchas cosas. Me costó aprobar el PAU por la asignatura de valenciano, pero al final lo conseguí.

Mira más allá del fútbol siendo tan joven.

Me gustaría acabarlo, creo que puedo compatibilizar mis estudios con el fútbol. Creo que puedo hacer todo lo que Dios quiera para mí.

¿Y después?

Lo más probable es que viva para Él. Mi intención es ser pastor de mi iglesia Evangélica Pentecostal una vez me retire del fútbol. Es algo que me gustaría hacer.

Ángel García

( www.cazurreando.com)

(Imagenes Cedidas por Bryan Bonaba)

Next Post

"ME FUI TRISTE DE VALLADOLID"

  Internacional en categorías inferiores, el pucelano Roberto Corral (14-9-97, Valladolid) ha salido por primera vez de su ciudad para jugar en Numancia, equipo que apostó fuerte por el jugador desde el primer día de mercado. ¨Siempre fui primera opción para ellos y es por lo que estoy aquí” señala el lateral izquierdo de los castellanos.   Había jugado hasta este fin de semana prácticamente todo. Y encima, volvías a […]