«VENTANA DEL MERCADO DE FICHAJES», por Benito Mateo

admin

 

Nos acercamos hacia un apasionante periodo en el que, en pleno mes de enero, se abrirá el mercado para una categoría, la tradicional Segunda B, que en los próximos meses mutará completamente. Todavía resuenan los ecos de un verano muy diferente, marcado por la ampliación de los plazos para inscribir fichas en los 102 equipos que conforman esta división tan excepcional, en el que la también excepcional situación marcó a los distintos clubes y sus expectativas de mercado.

A través de este espacio me gustaría dar una opinión, basada en la experiencia, dirigida a personas, aficionados, clubes, dirigentes y todas aquellas instituciones partícipes en el mundo futbolístico actual. En este sentido, quiero proponer un código deontológico para las altas y bajas en los clubes que se aplique en todos los ámbitos que participan en un fichaje deportivo. Un fichaje es una transacción deportiva y comercial, pero también tiene es una acción ética, moral, deportiva institucional y laboral muy necesaria para ayudar a todas aquellas personas que se dedican de manera profesional al fútbol, ya sean futbolistas, dirigentes, directores generales, secretarios técnicos, directores deportivos y todos aquellos miembros que toman (o hemos tomado) decisiones. Este tipo de decisiones tienen que estar basadas en un código profesional indispensable.

En esta categoría, que ahora va a evolucionar hacia otro formato, son muchas las ocasiones en las que, por el ímpetu que caracteriza a este deporte, no se actúa conforme a lo correcto. Por eso, ahora tenemos una oportunidad de oro para dejar atrás la etiqueta de “la Segunda B”, ese manido marbete de “fútbol semiprofesional” o de las cosas que se hacen “de aquella manera” y que tanto desprestigian el buen hacer de tantos y tantos profesionales.

Detrás de cada fichaje deportivo está el trabajo y la dedicación colectiva de todos aquellos que intervienen en el complejo proceso de llevar a buen puerto la carrera de un futbolista que, recordemos, es ante todo un profesional, una persona con una familia. En este mundo tan viral es lógico que se quiera alcanzar una meta profesional o mejorar en su equipo, en la misma categoría, en un club de otra categoría, diferente país o incluso en el club de sus amores. Pero todo eso se alcanza cuando se es correcto consigo mismo y no con los demás; ahí es donde debe entrar el valor humano de esta gran categoría que es la Segunda B.

No quiero dejar pasar la oportunidad que se me ofrece a través de este espacio para dar las gracias a aquel futbolista que quiere evolucionar en su carrera profesional y que siempre se pregunta qué puede hacer para mejorar a través de los numerosos medios deportivos que le rodean en su día a día. Y mi consejo, desde la experiencia, es el siguiente: hay muchas maneras de llegar, pero el camino lo hace uno mismo, con su esfuerzo y profesionalidad.

Next Post

EL RECRE DESCARTA LA SALIDA DE NAUZET AL NÁSTIC

  El Recreativo habría descartado, de momento, la salida de su meta, Nauzet Pérez al Nástic de Tarragona. La noticia, adelantada ayer en la capital onubense por Huelva Infomación, señalaba que el jugador triplicaría su salario en en equipo de Seligrat, pero en la situación actual de los recreativistas, con los derechos federativos congelados que evitan fichajes, desprenderse del meta canario sería un suicidio. Hay que recordar que no es […]