CERTEZAS, SORPRESAS Y DECEPCIONES DE LA PRIMERA FASE

Ángel García

 

 

 

LA CERTEZA: BURGOS

 

 

Hubo dudas en momentos puntuales de la temporada -sobre todo asociadas a problemas institucionales relacionados con la posibilidad de Calero de sentarse en el banco-, pero en el césped el equipo siempre mostró las sensaciones con las que han acabado la primera fase; una superioridad que les ha permitido acabar mirando por encima del hombro a sus rivales. Pese a las derrotas ante el Marino y, mucho antes, ante el Langreo, los castellanos han sobrevivido con creces al resto de rivales basándose en la fortaleza del bloque y en un Juanma, en ataque, muy por encima del resto de atacantes del grupo -solo Dioni le podría discutir este papel-.

 

 

LA SORPRESA: UNIONISTAS

 

 

Solo la recta final del calendario puso en dudas el papel del equipo de Hernán Pérez en una campaña fantástica. Y es que una victoria en dos meses, con dos empates y tres derrotas, pudo ocasionar una tragedia que no hubiera merecido el equipo charro, que acabó acostumbrado a no sentir vértigo en las alturas de la tabla. Unionistas ha sabido crecer desde una férrea línea defensiva y ha sabido sacar petróleo a sus goles; en 5 partidos vencieron por la mínima y en once de los dieciocho dejaron su portería a cero. En definitiva, una sorpresa al trabajo bien hecho demostrando que a veces tener un presupuesto enorme no es necesario para competir y cumplir muy bien.

 

LA DECEPCIÓN: DEPORTIVO DE LA CORUÑA Y PONTEVEDRA

 

 

Aunque al final han conseguido revertir ligeramente la situación, el equipo de La Coruña se ha sostenido entre el desastre y la desilusión. Por presupuesto, los gallegos han estado a años-luz del resto, por fútbol, lo mismo, pero negativamente. El cambio de técnico no supuso, al principio, un cambio a considerar, aunque las tres últimas victorias significan un halo de esperanza para un equipo que masca el fracaso de estar por segundo año consecutivo en la categoría de bronce. A Rubén de la Barrera, que ha sido capaz de dar la vuelta a un equipo que no tiene sus credenciales, solo le sirve entrar en Pro para justificarse ante sí mismo y el deportivismo.

 

 

 

Pocos años en la última década el equipo granate ha tenido la plantilla con la que ha afrontado el inicio de esta particular campaña. Y pocas veces se han levantado estas expectativas aireando una alfombra que esperaba mostrar otra historia, pero, al final, los gallegos en 2021 han desperdiciado el buen inicio de campaña sumando dos victorias en diez encuentros, unos números que justifican su posición final pese al desembolso en jugadores como Charles, Oier Calvillo o Imanol García, jugadores que, unidos a los que ya había, llegaron al plantel levantando anhelos en una afición que soñaba con un ascenso y que se verá en la cuarta, si son capaces de conseguirlo, o quinta categoría del fútbol nacional.

 

LA CERTEZA: REAL SOCIEDAD B Y BILBAO ATHLETIC

 

 

Pese a las dudas ofrecidas por el equipo de Xabi Alonso en los dos últimos meses de 2020, el filial realista ha sido, con creces, el mejor filial de los más de veinte que disputaban la competición en su globalidad. Los vascos han competido, en los momentos claves de la campaña, como jugadores contrastados pese a su juventud sumando 7 victorias en los últimos 8 encuentros con una ideas muy claras y exprimiendo sus armas. El plantel ha encajado menos de un gol por partido y, en ataque, han mostrado la dinamita y calidad que sostienen el presente de unos nombres como Roberto Navarro  o Lobete sabiendo que Karrikaburu, con apenas minutos en el equipo, viene apretando con su juventud.

 

 

Lo ha pasado mal al final el filial de los leones, pero no hubiera sido justo, por su temporada, que los de Etxeberría no hubieran alcanzado la Pro tras ser uno de los dominadores, junto al Amorebieta del grupo durante toda esta primera fase. Los catorce partidos sin caer desde noviembre a marzo se vieron sostenidos por un Nico Williams espectacular y un centro del campo con una solidez asombrosa amén de Agirrezabala en la meta. Las lesiones también le han respetado salvo en casos puntuales como Antxon Jaso. Una pena que Jesús Areso haya estado apartado porque le hubiera dado un plus que, por momentos, ha faltado en su posición.

 

LA SORPRESA: SD LOGROÑES

 

 

Aunque consiguieron sobre la hora su mantenimiento en la tercera categoría del fútbol nacional, lo que ha hecho el cuadro riojano es para enmarcar. Nuevos en la categoría, con un presupuesto exíguo y con un plantel muy justo, el equipo de Aguilá ha sorprendido por su forma de competir. Su primera derrota -el 30 de enero- supuso colocar a los de Logroño con los pies en el suelo. Desde entonces los nervios comenzaron a aparecer en un plantel que, pese a caer ante Calahorra y Tudelano, se mantuvo amparándose siempre en la fortaleza defensiva y exprimiendo sus goles -solamente en dos ocasiones desde el 23 de enero fueron capaces de marcar dos goles-.

 

 

LA DECEPCIÓN: RÁCING DE SANTANDER

 

 

Bajar de categoría, hacer una revolución del plantel, confiar en la cantera y… estrellarse cuando solo los agoreros lo esperaban. Y es que haberse quitado la herencia del Chuti Molina y dar un golpe sobre la mesa firmando a un técnico de trabajo con los jóvenes, como Rozada, tuvo sus consecuencias sin calibrar la clave en este caso; la paciencia. Al final, los números de Solabarrieta no solo no han mejorado al primer inquilino del banquillo, si no que ha trabajado con unos cimientos que colocó el primero con Mantilla, Íñigo, Pablo Torre, Ceballos, Camus más jugadores diferenciales en invierno como Riki o Isma López… pero, ni aún así, logró entrar en Pro, siendo clave las tres derrotas consecutivas, en el inicio de Solabarrieta, que les distanció demasiado de la cabeza.

 

LA CERTEZA: IBIZA

 

 

Aunque al final de esta primera fase el equipo de Carcedo bajó el ritmo compitiendo, desde el inicio de la campaña se supo que el Ibiza estaba a mucha distancia del resto de su grupo. Hasta la undécima jornada no supieron lo que era una derrota además de sostenerse en una fortaleza defensiva que no les ha permitido encajar nunca dos goles -con la excepción de Copa del Rey ante el Celta o Athletic, equipos de Primera-. El equipo configurado por Soriano es claro favorito a un ascenso para el que parten con mucha ventaja de puntos sobre sus máximos rivales en la tabla. Sergio Castel ha sido el referente ofensivo de un equipo cimentado desde atrás, desde la portería menos goleada del grupo.

 

LA SORPRESA: ALCOYANO

 

 

Pocos le esperaban, pero el Alcoyano apareció. Otro recién ascendido, con más historia que presente actual, que ha dado el do de pecho para ganar con merecimiento un hueco en la tercera categoría nacional a base de esfuerzo y de tener las ideas muy claras. Un éxito para un equipo al que su brillante papel en Copa del Rey apenas le pesó y que fue capaz de dejar en la cuneta a bloques con más pedigrí como Hércules o varios filiales con más presupuesto. Veteranos como José Juan, Jony, Juli o Jona han sido claves en el resurgir de un equipo donde Mou, un sub23 con pasado en el Elche o Villarreal, ha sido el máximo artillero.

 

 

LA DECEPCIÓN: HÉRCULES

 

Los de Alicante han sido el paradigma de la regularidad en base al seis; seis victorias, los mismos empates e igual número de derrotas. Pero estos números en un grande de la categoría no pueden ser asumibles. Y es que quedarse fuera a las primeras de cambio de la pelea por el ascenso es una carga enorme para un club y una afición que se merecen mucho más. En su contra habría que exhibir la plaga de lesiones que se han mantenido, jornada tras jornada, en el plantel; Acuña, Moisés, Benja, Pedro Sánchez, Jon Erice, Moyita, Raúl Ruiz… lo que ha supuesto que nunca hayan tenido a su once titular disponible teniendo que jugar con su segunda línea de la plantilla.

 

LA CERTEZA: UCAM MURCIA

 

 

Salmerón siempre es garantía. Y eso lo sabían los rectores del equipo universitario murciano que se aseguraron su llegada junto a la de Biel Ribas, el motor, desde la portería, de un equipo que ha sustentado en ambos su posición final. Si se le une el acierto de la DD en el fichaje del mejor jugador que llegó a la categoría en el mercado invernal, Jordi Sánchez, estaba claro que los universitarios, aunque con apuros, debían de terminar primeros. En su debe tiene que quedar clara su irregularidad, su falta de tablas, algo paradójico por su experiencia, en momentos claves, con un centro del campo donde solo Tropi, que se ha despedido de la campaña, ha sido consistente y constante.

 

 

LA SORPRESA: ALGECIRAS

 

 

Los andaluces han sorprendido a todos con una campaña para enmarcar. Una derrota en los primeros trece partidos colocó a los del Campo de Gibraltar en una situación privilegiada que ni ellos mismos esperaban, con una plantilla low cost confeccionada por Dani Alejo, que ha dado más alegrías que decepciones. El problema fue tras el mercado invernal con la baja de Juan Serrano, su jugador clave en el centro del campo, y la lesión de un recién llegado como Álvaro Telis que descuadró el plantel y que le hizo sumar tres derrotas en cinco encuentros. Al final los de Salva Ballesta supieron competir sostenidos por Guille Vallejo, en la puerta, además de Turrillo, Álvaro Romero o los goles de Ubis en el último tramo de esta primera fase.

 

LA DECEPCIÓN: MARBELLA

 

La ambición sin control, con desconocimiento de la categoría, pensar que la 2B era un camino de rosas sin espinas, pensar que se ganaba con los nombres y las expectativas. Lo del Marbella puede haber sido el fracaso más sonado en toda la categoría en años. Presupuesto para grandes hazañas… pero sin control desde los despachos a la hora de configurar un plantel descompensado, con excesivas ínfulas, sin fuerza desde el banco. Mantener a Aira tantas jornadas fue el mayor error de una propiedad alejada de la realidad de la categoría, confiar en una dirección deportiva que tampoco conocía la 2B, el segundo lastre. Ahora queda rezar y confiar en Abraham García -las calabazas de los entrenadores con pedigrí solo permitieron esta opción- para, al menos, tratar en enmendar un pésimo inicio de curso e intentar justificar ante su afición que soñaron demasiado en grande. Demasiado.

 

LA CERTEZA: BADAJOZ

 

 

El mejor equipo de la categoría, en cuanto a puntos, de los 102 que tomaban parte. Fernando Estévez supo exprimir la calidad de un plantel superlativo al que, paradójicamente, se le cruzaron sus dos mejores refuerzos de verano en cuanto a presupuesto; Barri y Forgas. El técnico granadino ha sacado jugo a un bloque que jugaba casi de memoria, fortalecido desde atrás y con el centro del campo más diferencial de la categoría -amén del mejor jugador, Álex Corredera-. Arriba Aquino ha vuelto a ser el de sus mejores días y ha aparecido un fondo de armario con jugadores sub23 que nadie esperaba como Aitor Pascual, Saldaña o Jesús Clemente.

 

LA SORPRESA: DUX INTERNACIONAL DE MADRID

 

 

Nadie esperaba, tras los tres primeros meses de competición, que el equipo de Alfredo Santaelena acabara entre los equipos de Pro, pero el mes de febrero colocó a los madrileños en la estela del Sanse para sostenerse entre los equipos que seguirían en la tercera categoría del fútbol nacional. Mancebo, Rubén Ramos o Poley han sido claves a nivel ofensivo en un equipo con goles muy repartidos. Si a ello le unimos la fortaleza de la zaga, la mezcla sostuvo al equipo para una segunda fase que es un premio a las cosas bien hechas. ¿Qué porqué no es el Sanse la sorpresa y la revelación? Porque es un equipo que es una realidad, una garantía desde el inicio. Hubiera merecido estar en cualquiera de los puestos destacados de esta listado, pero no había sitio para más. Y lo merecían también.

 

LA DECEPCIÓN: ATLÉTICO BALEARES

 

Los que entienden de esto ya comentaban lo que al final les ha sucedido a los de Mallorca. Un equipo mal configurado, donde primaban los nombres de catálogo por encima de jugadores de la categoría de bronce, un bloque con carencias evidentes desde el inicio, pero con la esperanza del talento individual para sacar del apuro a un equipo siempre con aspiraciones pero que se la ha pegado. Erró en la elección de un míster que no supo sacar partido a la plantilla, erró con tanto cambio en un mercado invernal que no mejoró lo realizado hasta finales de enero, volvió a caer en el error de fichajes con más currículo que fútbol en sus botas, Y menos mal que volvió Canario, con su impronta, que se firmó a René y que Cristian, Vinicius y Peris mantuvieron el tipo. De no ser así…

 

Next Post

PODCAST: LA TERTULIA DE CAZURREANDO, con Felipe Ramos 02-04-2021

    Felipe Ramos, meta del Sanse, ha estado con nosotros en “La Tertulia de Cazurreando” para comentar la jornada en este inicio de la segunda fase de la competición. Hemos hablado de su historia en las bases del Real Madrid, su trofeo en el 2000 como mejor jugador del Torneo Internacional de Brunete, su Campeonato de Europa con La Rojita, además de aspectos de su actual club y de […]