TIRITAS PARA LA HERIDA

Ángel García

(Foto: Extremadura UD)

No se entiende nada. Han llegado a dar pena, a hacer que el mundo del fútbol empatice con ellos, a colocar a sus propios aficionados como paladines de su causa… para esto. Para mantenerse en un disparate cuando acariciaban la repercusión mediática, cuando veían que lo que iban a hacer servía para algo. Se han mostrado pusilánimes, temerosos… Pero ¿de qué? ¿qué temen? Supongo que saben que firmaron por el club con unos salarios, en muchos casos, fuera de mercado, que saben que esas cifras no las van a recibir en ningún club ni por asomo, y se aferran a ellas, a seguir haciendo equilibrios entre el cobro y no cobro, a practicar un funambulismo que, tras lo de ayer miércoles, ha dejado a esa plantilla al pie de los caballos.

 

No se entiende nada. Porque esos jugadores han mostrado una actitud de cobardía mayúscula pese a ser tan valientes de cimentar su trabajo con la paciencia y espera ante las informaciones, semana a semana, día a día, del club y su presidente. Semanas claves, llegadas de dinero, pasta de inversor…. nada, fue prolongar un desenlace que aún no tiene final.

 

No se entiende nada. Yo dejé de entenderlo cuando este verano vi que todo seguía igual en el club de Almendralejo, pero sin comprender realmente la situación de esa plantilla donde el buen rollo ha dejado de ser una nota de distinción para convertirse, según cuentan, en una lucha de guerrillas. Y ayer lo demostraron.

 

No se entiende nada, además, porque esa división en el vestuario ahora se ve en la grada. La afición valora lo que ha hecho la plantilla hasta ahora, pero no termina de comprenderla. Unos apoyan el plante, otros aplauden que jueguen ante el Dux. Unos, a muerte con los futbolistas, otros, posiblemente despertados del engaño, ya no saben qué ni a quién creer. Lo mejor es que las bambalinas del proceso podrían esconder las risotadas de alguien que juega con los tiempos -y con el dinero de los jugadores- a su antojo.

 

Se entendería todo si todo hubiera discurrido con sentido común, un sentido que en esa plantilla carece de sentido en sí mismo. Esos jugadores pudieron llegar a convertirse en abanderados de un sentimiento azulgrana, en héroes de una pasión por el club, y lo que han hecho es mostrar una actitud necia ante la realidad de promesas reiteradas incumplidas. Su credibilidad ha desaparecido al mismo ritmo que los inversores a los que llevan esperando semanas. Y ese entorno en el que deambula la plantilla parece sostenerse con muy poco. Está claro lo que sucede; no cobran desde hace meses y quieren, como es lógico, su salario. Pero la performance grotesca que están exhibiendo, la imagen que están mostrando, les iguala en hechos a quien todos nombran como culpable.

 

Y se entiende todo cuando, algunas veces, sienten algunos que duele poco el dolor cuando para tapar cirugías que desangran a un club se ponen tiritas. En fin, sigamos para bingo que el esperpento mantiene velocidad de crucero.

 

Next Post

"HAY QUE SER HIJOS DE PUTA, SON MALÍSIMOS"

Foto: Cope Salamanca Rafa Dueñas, director general del Salamanca CF UDS, explotó contra la labor arbitral ayer tarde en el choque entre el filial charro y el Guijuelo correspondiente a la 3RFEF. Aunque Dueñas niega lo que el acta del colegiado del choque escribió en la misma, lo cierto es que fue identificado por la Guardia Civil a instancias del equipo arbitral. Estos señalan en el acta que el mexicano […]