«LO QUE DECIDA PARRA SERÁ LO MEJOR PARA EL BADAJOZ»

Ángel García

Fotos: CD Badajoz

Álvaro Trigo ha vuelto al CD Badajoz. Tras su abrupta salida del club pacense después de la disputa, con sabor amargo para los albinegros, del PO ante la SD Amorebieta, dos hechos han sido claves para que Trigo vuelva a dirigir el club desde los despachos; la salida de Jorge Echave de su posición de DG tras la controversia en las redes sociales de un hecho que convulsionó a la ciudad y a la afición, y la petición de la familia Parra para que volviera al club ante la situación del dueño, interno en la prisión de Alhaurín de la Torre.

El que fue mano derecha del propietario, en declaraciones esta noche a la Radio Oficial del Club, explicaba cómo había sucedido el guion de su regreso: «En agosto me llama Álvaro Parra -hijo de Joaquín- y me pide el favor de que le ayude a gestionar el club, que ayude en el día a día. Y aquí estoy. Ahora soy la persona que intento que esto funcione con un equipo de trabajo incansable a mi lado». En sus funciones, nuevas por el tiempo pero ya conocidas por su pasado en el club, tiene claro ciertas cosas. La más clara la lanza sin tapujos: «El club necesita estabilidad, cuanto menos ruido, mejor».

No quiso eludir ninguna pregunta sobre el papel de Parra desde su llegada al club pacense: «Sus dos años aquí han sido los mejores en la historia reciente del CD Badajoz. Es una pena que se olviden tan rápido y es algo que hay que valorarlo. Además, hay que creer en la presunción de inocencia» comentaba aunque antes tamizaba una realidad previa en la que defendía la gestión del actual propietario del club: «Antes de su llegada, la situación era delicada, y él consiguió estabilizarla, y es algo que se ha visto en la evolución del club, aunque hoy en día la situación sea aún compleja».

Trigo trató de explicar la realidad del club tras la derrota ante el Amorebieta, uno de los puntos de inflexión en su relación con Parra y que supuso su salida del club. «No había plan B en caso de derrota. Viéndolo fríamente fue uno de los conflictos que tuve con Parra. Él visualizaba el ascenso pero necesitábamos un plan B por si acaso, por eso perder nos hizo daño» aunque seguía matizando que «Parra y yo éramos el ying y el yang. Fue una relación de desgaste de dos años». Aún así conserva palabras de agradecimiento para el propietario del equipo: «La gente tiene poca memoria, no se le valora, y deberían hacerlo más, aunque a día de hoy no sepamos lo que pueda suceder» y destacaba que durante el tiempo que Parra estuvo en el club «el dinero llegaba bien ¿de dónde venía? Tendrán que averiguarlo, pero era transparente, con todos los controles. Se ha hecho todo correctamente, de forma limpia y trasparente. Hay que creer en la presunción de inocencia y también en la justicia».

Tras una semanas en el club puede mirar atrás, tras todos esos meses que estuvo fuera, y compararlo en la forma en que se lo encontró en su regreso. Un hecho clave era la situación del club el día de la intervención de la Guardia Civil: «El día 27 de julio estaba todo al corriente con la Seguridad Social y con Hacienda». Y encontró ciertas semejanzas: «Hoy estamos al día, pero en una situación complicada y que cada vez se complica más». Y en este punto valora el papel de la plantilla y trabajadores: «Han estado meses sin cobrar y no tensaron la cuerda cuando lo podrían haber hecho. Han sumado mucho para que esto vaya así. Si hubieran querido, no tendríamos estabilidad» comentaba alabando el trabajo de los miembros del club.

Y dejaba palabras para los tres pilares que han demostrado en este tiempo la fortaleza del club; afición, jugadores y patrocinadores. «Ahora se ve lo que se ha sembrado; masa social, patrocinadores, jugadores… esos pilares que nos han mantenidoy que reafirman que la salud de la entidad es buena aunque los números sean feos. Y eso lo percibe la familia Parra, ese respaldo, aunque es normal que la afición pida explicaciones».

Entre líneas queda la respuesta para el futuro de la entidad: «Lo que decida Joaquín Parra será lo mejor para el Badajoz».

Next Post

EL CALAHORRA, CON LA SOGA AL CUELLO, PENDIENTE DEL TAS

Fotos: RRSS de Tomás Bonilla Enero es clave para el futuro del Calahorra. Será en ese mes cuando el Tribunal de Arbitraje Deportivo de Lausana (TAS) de la FIFA decida sobre la apelación realizada por el cuadro riojano tras la resolución del Juez Único de la Subcomisión de la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA en la que se condenaba a finales de junio de este año al […]