¿QUÉ LA PASA AL CD BADAJOZ? DEJEMOS DE MIRAR A LOS DESPACHOS

Ángel García

(Foto: clubdeportivobadajoz.es)

 

Las dudas asuelan la capital pacense. El equipo -y el club- han engullido a una afición que empieza a estar molesta, que confió en el mes de junio abonándose y que respaldó al club tras caer ante el Amorebieta en uno de los momentos más bajos a nivel emocional de los últimos meses. Pero, tras aquella campaña de socios a la que respondieron, en principio, más de siete mil fieles -posteriormente se unieron más de mil-, llegó el bofetón judicial que destartaló el andamiaje del club.

 

 

Desde esos días de julio donde la marejada de noticias no dejaba respirar a los aficionados blanquinegros, muchas cosas han pasado que han hecho que el cuadro pacense sea otro al que se intuía en un principio. Y, pese a los esfuerzos de los que tratan de resucitar al club desde las oficinas, hay algo que no marcha. Pero ¿qué le sucede al Badajoz? Trataré de desgranar una situación deportiva que, desde fuera, tal vez se escrute con mayor objetividad.

 

 

Es lógico que todo parta con una situación de inestabilidad que hizo que el equipo fuera construido, casi contra el reloj, en una carrera desesperada por cimentar una plantilla con calidad, experiencia y talento que sustituyera a uno de los mejores planteles que tuvieron en los últimos años. Se permitieron salidas, sobre la hora, sin encontrar repuestos de garantías. Se firmó a jugadores con precios por encima del mercado cuando ya comenzaba a haber muchas dudas sobre la viabilidad de un proyecto que, a nivel económico, presentaba más ínfulas que realidades. Eso ha llevado, según dicen, a tener una plantilla con mucha calidad, pero más cara que la de la campaña precedente (los rumores indican que podría ser en una cifra superior de alrededor de 300.000 euros).

 

 

Analógicamente, la situación de salarios de la pasada campaña y la de esta era idéntica, es decir, en estas fechas ambos planteles habían, por el año anterior, y han, por la actual campaña, recibido sus salarios por lo que no sirve ninguna excusa de falta de pagos. Recuerden que el equipo que jugó el PO en la 20/21 estuvo durante los últimos cuatro meses de competición sin recibir sus nóminas -el 90% de sus jugadores- y compitieron como leones. ¿Entonces? ¿Vale como excusa a la situación actual lo que sucede en el club con la venta del club o con la captación de recursos? Quizás las respuestas estén en la gestión del vestuario, en la capacidad de aislar a los jugadores, en la profesionalidad de estos -de la que nadie duda- o en el papel que hizo el staff técnico el curso anterior, a las órdenes de Fer Estévez, para aislar al equipo y competir como fieras.

 

 

Se uniría, este curso, un análisis más exhaustivo de lo que sucede a nivel deportivo. Y ahí entra en juego el papel de Óscar Cano. Y me explico desde la distancia, desde las bambalinas que quizás no vea el espectador. Está claro que el equipo no es el mismo -aunque sea, como dicen, más caro en salarios- y tampoco el técnico, pero sorprende la escasa o nula autocrítica de Cano en sus apariciones ante los medios. Muestra un discurso poco instrospectivo y muchas y variadas excusas; los colegiados, la suerte, fallos puntuales, lesiones… demasiado victimismo cuando el nivel es -y debería ser- mucho mejor. Incluso se ha dispersado la atención en el campo de hierba artificial donde entrenan como parapeto. ¿Acaso no entrenaban el año anterior en césped sintético? En fin… Esa falta de análisis certeros y de disculpas banales no sostienen a la afición.

 

 

Si prestamos atención se podría decir que más del 50% de los 10 últimos goles recibidos por el equipo pacense han sido a balón parado. ¿Qué significa esto? Que no estarían trabajados lo suficiente los equipos rivales, que faltaría ensayo y que la inspiración defensiva no llega sin paciencia y práctica. Y paciencia, por desgracia, no hay cuando hablamos de fútbol profesional, aunque sea 1RFEF.

 

 

Luego hay lesiones, muchas lesiones. Y una falta de preparación física alarmante que hace, por un lado, que haya lesiones, y por otro, que el equipo se caiga, generalmente, en el último tercio de los partidos. El dicho ese que indica que “se juega como se entrena” tal vez tenga algo que ver. Y para eso es necesario intensidad en los entrenos. No digo que no entrenen con intensidad, digo que igual necesitan más para salir luego y comerse el campo como hacían, y a ojos de los aficionados se demostró, los jugadores en la campaña 20/21.

 

 

¿Y las lesiones? Pues existe una diferencia inmensa. Y esta pasa por Ángel Aceña, el ex PF, que dejó el listón muy alto. Hay pruebas, en forma de tweets y vídeos, que mostraban al Badajoz, el curso anterior, defendiendo en manada en el descuento de los partidos con una intensidad brutal, como el séptimo de caballería. Personalmente, este año eso no lo he visto. Dicen preparadores físicos que, si entrenas al 20% y juegas al 80%, terminas roto. Y con lesiones. Y con dudas en los jugadores al forzar. ¿Pasará eso? Los datos señalan que Otegui, Limones, Truyols, Dani Fernández -raro lo de este cuando el año pasado era un toro-, entre otros, se han roto con lesiones musculares. ¿Expediente X o…?

 

 

No hay tiempo para más. El equipo suma una victoria en los últimos ocho partidos -ante un Extremadura moribundo- y no valen más excusas de cara al aficionado. Vale que están a dos puntos del PO, pero el Badajoz es el Badajoz, y lo que tardó en construirse, en mostrarse siempre en el escaparate, es algo que se está diluyendo. Por mucho que digan, al club solo le vale estar arriba, pelearle al Deportivo o al Rácing la supremacía del grupo, no deambular y esconderse. Y que nadie diga que no cobran porque hoy, 3 de diciembre, el equipo está al día de salarios.

 

Next Post

REMODELACIÓN EN EL UCAM: SALVA MUESTRA SUS PRIORIDADES

Fotos: Ucam CF La llegada de Salva Ballesta al banquillo del UCAM CF y las urgencias de la situación en la tabla de los murcianos han hecho que desde la dirección deportiva comiencen a hacer un dibujo de la situación con los jugadores a los que se quiere dar salida en este mercado invernal y las posibles altas para sustituirles. Después de varios partidos de Ballesta dirigiendo al equipo, el […]