COVID, ¿UNA LECCIÓN DE RESPETO?

Ángel García

(Foto: sefutbol.com)

 

Desde el respeto, siempre desde el respeto. Pero ¿dónde comienza el respeto? ¿Dónde uno quiere o dónde afecta a los demás? ¿Qué es respetar en las circunstancias actuales donde se hace daño a los compañeros, al club que te paga y a la afición que te sigue? No sé, cada vez dudo más de un momento que nos iba a hacer mejores a todos y que, por el contrario, está levantando parapetos donde se esconden los incrédulos o amedrentados.

Esto no es una pelea por la ciencia, por la razón o por lo que sea, es una lucha por el sentido común, un sentido que, en muchos casos, cada vez se expone menos. Desgraciadamente el fútbol, porque hablo de fútbol, solo de fútbol y de lo que rodea a los clubes, se está desvirtuando. El covid, la covid, o como quieren citarla, ha mostrado que las interpretaciones de las informaciones no son iguales para todos, que es un problema de incredulidad ante datos científicos que, muchas veces, no creemos porque no lo somos. Y a los datos y números me remito, aquí nadie inventa. De no creerlo que miren los datos de hospitalizaciones y demás.

Es evidente que la vacuna ha hecho mucho, que puedes contagiarte estando vacunado, que no estás libre de pecado, en definitiva, que nos queda para rato. Cada poco aparece una nueva mutación, con nombre de sub19 brasileño, más temeridad que tampoco ayuda a normalizar la situación en la vida y en el deporte. Pero el fútbol no es un deporte individual. En el fútbol hay un grupo, hay entrenamientos y partidos grupales, con contactos físicos. Y hay familias alrededor de los protagonistas, vacunadas o no, familiares que, en muchos casos, tienen factores que predisponen a enfermar, de covid o de cualquier otra enfermedad.

No vacunarte -cuando la vacuna ha mostrado que previene un desarrollo más grave de la enfermedad si se enferma- es un ejercicio de temeridad, una irresponsabilidad y una lección de inmadurez social cuando desarrollas tu trabajo, tu profesión, dependiendo de un grupo; tu equipo de fútbol.

Y los clubes no dejan de ser empresas. En cualquier empresa existen unas obligaciones y unos deberes a cumplir. ¿Se puede perjudicar a la empresa que te paga religiosamente tu salario? ¿Se puede adulterar un calendario con suspensiones de encuentros que pueden beneficiar o perjudicar a terceros? Quizás desde los clubes deberían ser más férreos. Solo quizás.

Next Post

PRISIÓN PARA DOS JUGADORES Y UN EX JUGADOR DEL VILLANOVENSE

Dos jugadores de la actual plantilla del Villanovense CF -Álvaro González y Espín- han sido condenados a seis meses de prisión, y un ex de la plantilla -Daniel Muñoz- a un año. El delito del último es por abuso sexual, mientras que los dos primeros han sido condenados por un delito contra la integridad moral. Ninguno de ellos deberá pasar por prisión al haberse acordado la supresión de la pena […]