PARTIDOS DESTACADOS DEL FIN DE SEMANA 11-12 DE DICIEMBRE

Ángel García

 

RACING DE SANTANDER 0-0 RAYO MAJADAHONDA


Racing de Santander: Miquel Parera, Medina, Pol Moreno, Eneko Satrústegui, Simón, Borja Domínguez (Fausto Tienza, 84), Íñigo, Soko (Mantilla, 87), Pablo Torre (Sergio Marcos, 87), Mario Camus (Álvaro Bustos, 61) y Cedric (Manu Justo, 61).

Rayo Majadahonda: Champagne, Bastos, Álvaro Vega (Rubén Sánchez, 32) , Jorge Casado, Philip (Tass, 64), Jesús Bernal, Iturraspe (Javi Gómez, 78), Borja González, Juanjo (Héctor, 64), Raúl Sánchez y Mawi (Susaeta, 64).

Árbitro:  Monter Solans (colegio aragonés). Amarillas para los locales Borja Domínguez y Bustos además de los madrileños Álvaro Vega y Gorka Iturraspe.

Goles: (0-1, min. 5): Mawi. (1-1, min. 9): Pablo Torre, (2-1, min. 11): Pablo Torre. (2-2, min. 42): Raúl Sánchez. (3-2, min. 74): Manu Justo.

Resumen: Volvió la bipolaridad al Rácing, ese equipo capaz de entusiasmar a la grada como de insuflar ansiedad hasta el acomodador. Volvió el Rácing que se esperaba y volvió la pasión al césped con los que apasionan, con un estandarte, Pablo Torre, el que levanta los ánimos, el que se echa el equipo a la espalda cuando a su espalda está Íñigo, otro de los que tienen sangre de club en vena.

Y esa vuelta, en un día donde apareció un rival apetecible en juego, fue de lo más festiva posible; ganando, sufriendo y mutando su esencia hacia lo que se le imagina. Y a eso colaboró un Rayo que no fue a pasearse a Santander. Los de Abel Gómez hicieron un partido brillante, disputando cada metro cuadrado como si fuera la última batalla. Con esos mimbres, no se quedó nada en el tintero.

Los de Romo jugaron como siempre se les quiere ver jugar, pero a eso ayudó un rival madrileño que trató de puntuar, que aprovechó sus armas en un rearme táctico que ganaba vistosidad en su juego y haciendo daño por dentro, jugando entre líneas. Mawi les puso por delante en el marcador antes de la estelar participación de Pablo Torre que, en dos minutos, dio la vuelta al marcador. En desventaja, el Rayo no se encogió. Se hizo fuerte en la presión y fue superior sin usar apenas los costados. Raúl Sánchez, que sigue a un nivel sensacional, logró las tablas con las que se llegaría al descanso.

En la reanudación el equipo cántabro trató de hacerse con el control del balón pero no acertaba a encontrar un camino que dañara a sus rivales, cómodos en la marca y con la pausa para controlar el ritmo. El doble cambio en el 61 anticipaba más presencia por los costados y un juego más combinativo, como se evidenció en el gol de Manu Justo cuando parecía más cercano que los madrileños golpearan. Hasta el final, el intercambio de golpes en el centro del campo dejó a un equipo visitante herido en premios pero con sensaciones muy positivas en su juego ante un Rácing cuya victoria anima a seguir la estela del Deportivo.

 

Lo mejor: La reacción del equipo cántabro cuando iba por debajo mostró la fortaleza de un equipo que, cuando cree en lo que hace, es capaz de todo. Física y emocionalmente se creció para aprovechar los escasos momentos de desconexión de un Rayo que, en ningún momento, quiso ser un convidado de piedra en la fiesta.

Lo peor: Fue un partido con poco que esconder. Posiblemente haya sido de los mejores partidos hasta la fecha en la categoría, con dos equipos que no se dejaron nada en la caseta y que fueron a por los puntos.

Aspectos destacables: Sorprende cómo está trabajado de bien el equipo de Abel Gómez. Tácticamente es un equipo cuya riqueza es la polivalencia, los cambios de estilo durante el choque y las rotaciones ofensivas que hacen que al rival le cuesta fijar la marca. Un dato destacable, además, fue Borja González. Jugó en banda, de mediocentro y de central. Y en los tres puestos cumplió con creces.

  • Rácing de Santander: Cada día que pasa Pablo Torre es más determinante para los cántabros. Su presencia en el campo es fundamental en cuanto pisan campo contrario. Ralentiza o da vértigo con el mismo criterio que un veterano. Si además se destapa con goles, queda todo dicho.
  • Rayo Majadahonda: Iturraspe fue el eje de un equipo que hizo un brillante encuentro. A los majariegos no les atemorizó el escenario realizando un partido brillante, pero sin premio. Lo del mediocentro vasco rozó, en los suyos, el sobresaliente. Se echó en las espaldas a su equipo manteniendo el tipo cuando más apuraban los de Romo.

 

 

 

 


Ángel García

 

 

CD CASTELLÓN 0-0 FC ANDORRA


CastellónÁlvaro Campos, Javi Moyano, Sibille, Yac Diori, Salva Ruiz, Carles Salvador (Borja Martínez, 76), Pablo Hernández, Dani Torres (Álex Marcos, 85), Koke Sáinz (Koné, 57), Kandoussi (Carrillo, 76) y Mario Barco (Cubillas, 57).

Andorra: Nico Ratti, Dani Morer (Roger Riera, 76), Álex Pastor, Vilanova (Pedraza, 83), Eudald Vergés, Marc Aguado (Diego González, 83), Sergio Molina (Carlos Martínez, 76), Héctor Hevel (Bover, 67´), Marc Fernández, Altimira y Manu Nieto.

Árbitro: Usón Rosell (colegio aragonés). Expulsó a Koné, en el 65´ por agredir a Dani Morer y, por dos amarillas, a Sibille en el 79´. Amarillas para los locales Kandoussi y Mario Barco y los visitantes Dani Morer, Sergio Molina, Manu Nieto y Roger Riera.

Goles: (1-0 , min. 8): Mario Barco. (1-1, min. 31): Eudald Vergés. (1-2, min. 61): Manu Nieto. (1-3, min. 71): Marc Fernández.

Resumen: El Andorra dio un golpe sobre la mesa en Castalia. Los de Sarabia fueron infinitamente mejores que un Castellón que escondió todas las fortalezas que había mostrado en sus últimos duelos; un equipo timorato, con poca esencia en su fútbol y siempre persiguiendo el balón, como en la escuela, ante la posesión desatada de la pelota de los visitantes. Exceptuando el inicio del choque, los orelluts fueron una sombra ante un rival que, incluso, permitió que le llegaran, aunque se topó siempre con Nico Ratti, excepcional desde el fondo.

Porque el partido, pese a la inicio local, fue dado forma siempre por los andorranos, un equipo que, pese a ir por debajo, no perdió la identidad que le asocia a la posesión, su seña de identidad desde el inicio de campaña. Y es que el gol de Mario Barco, de una plasticidad espectacular, fue un espejismo en la definición de los locales. Tras el mismo, se vio a un equipo que se encogió y se atrincheró en su área, con esa ventaja, ante un Andorra que llevaba el peso de la pelota siempre en campo contrario, moviendo el balón de lado a lado… y que fue muy vertical, pese a las rotaciones. Eudald Vergés hizo las tablas -tras tocar el balón en Sibille- antes del descanso consiguiendo aliviar el equipo casero un ritmo rival que les atenazaba.

Poco cambiaron las cosas en la reanudación. El Castellón quiso ganar comodidad tratando de acodarse unos metros por delante de su área, más cerca de la parcela ancha, donde sufrían sin balón. La entrada de Cubillas y Koné buscaba ganar presencia ofensiva, pero llegó la expulsión de Koné que terminó por minimizar a los orelluts. Con superioridad, fue más sencillo para el Andorra controlar el partido con la ventaja de gol de Manu Nieto. Bover, en el césped, hizo crecer más en la posesión a los de Sarabia que veían como marcaban el tercero por medio de Marc Fernández ante un Castellón que había perdido el sitio y la intensidad defensiva. La salida, por doble tarjeta, de Sibille del campo permitió que el partido pareciera fallecer aunque en dos embestidas aisladas locales pudieron los de Escobar recortar una ventaja que Ratti les denegó.

 

Lo mejor: El FC Andorra ha encontrado velocidad de crucero. Su ritmo, con y sin balón, estuvo por encima de un cuadro orellut que solo jugó con solvencia el primer cuarto de hora. Desarbolado a nivel físico, el equipo de Sergi Escobar se fugó del partido jugando a impulsos ante la envergadura, sobre todo táctica, de un equipo visitante que se vio disfrutando.

Lo peor: El affaire Koné ocultó lo que fue un gran partido para el aficionado. El jugador, que no fue titular al llegar tarde a la cita, fue expulsado por soltar una bofetada a Dani Morer aduciendo que el jugador del Andorra le había insultado con expresiones racistas.

Aspectos destacables: El Andorra jugó a una velocidad por encima de los locales. Mucho más enchufados, han mejorado en las áreas para llegar a ser decisivos en donde más duele. Si antes no eran decisivos en ambas zonas, ahora han dado un salto hacia adelante tanto en la marca, como en la definición ante la portería rival.

Jugadores claves:

  • Castellón: Mario Barco se está encontrando cada vez más cómodo como referencoa ofensiva de los albinegros. El papel del navarro es diferencial ahora mismo en la definición y en el trabajo que hace ante la defensa contraria.
  • Andorra: Sorprende que Nico Ratti fuera el jugador más determinante de un choque con muchas ocasiones en ambas porterías. Sacó el meta argentino cuatro ocasiones claras de gol; a Pablo Hernández (12´), a Kandoussi (40´), a Cubillas (84´) y a Salva Ruiz (93´).


Ángel García

 

 

 

 

Next Post

ONCE DE LA JORNADA "GRUPO I" FIN DE SEMANA 11-12 DE DICIEMBRE

  PORTERO   Gianfranco Gazzaniga Farías (Rácing Ferrol) DEFENSAS   Fernando Ruiz Izaguirre (UD Sanse) Diego Varela Pampín (Celta B) Antonio Montoro Rodríguez (Dux/Inter) Jaime Sánchez Muñoz (RC Deportivo)   CENTROCAMPISTAS   Gorka Iturraspe Derteano (Rayo Majadahonda) Aitor Aranzabe Etxabe (CD Tudelano) Pablo Torre Carral (Rácing Santander) Jorge Fernández Pérez (Zamora CF) Jesús Clemente Corcho (CD Badajoz)   DELANTEROS   Alberto Quiles Piosa (RC Deportivo)